Nuevas recetas

Restauradores reaccionan a la controvertida RFRA de Indiana

Restauradores reaccionan a la controvertida RFRA de Indiana

Mientras los políticos de Indiana, incluido el gobernador Mike Pence, se encuentran en medio de una tormenta de fuego nacional de reacción negativa a la recién firmada Ley de Restauración de la Libertad Religiosa del estado, que de hecho garantiza a las empresas con fines de lucro el derecho a discriminar a los clientes que consideran ofensivos. por motivos religiosos: la comunidad hotelera de Indiana está luchando contra la nueva ley, que muchos consideran un medio para discriminar a la comunidad LGBT.

La restauradora Martha Hoover, por ejemplo, semifinalista de Restauradora Sobresaliente en los premios de restaurante y chef de la Fundación James Beard 2013, está organizando una recaudación de fondos para Lambda Legal, una organización nacional que trabaja para asegurar el pleno reconocimiento de los derechos civiles de las lesbianas, los hombres gay, personas bisexuales y personas transgénero.

Su grupo de restaurantes incluye media docena de locales de Café Patachou, así como Petite Chou Bistro & Champagne Bar, Public Greens y tres pizzerías artesanales de Nápoles. Para la recaudación de fondos, sus restaurantes que están abiertos por las noches, Petite Chou y las tres pizzerías, organizarán cenas de recaudación de fondos llamadas The Great Patachou Sit-In en beneficio de Lambda Legal. Un menú de temporada de $ 100 por pareja incluirá un aperitivo compartido, ensalada y pizza en las ubicaciones de Nápoles o un aperitivo compartido, ensalada y entradas individuales en Petite Chou, así como una botella de vino y mini postres. Además, dijo Hoover, Uber acordó proporcionar a todos los que cenan en una de las cenas un código especial para un viaje gratis a casa. Tengo suerte todos los días que alguien elige abrir la puerta de uno de mis restaurantes y necesita sea ​​bienvenido. Eso es realmente lo que hace la industria hotelera: dan la bienvenida a la gente. Los restaurantes están en el centro de la industria hotelera. -Martha Hoover

Para Hoover, los esfuerzos por cambiar o derogar la ley son parte de la creación de un entorno acogedor para los clientes y el personal. “Tengo la suerte de que todos los días alguien elige abrir la puerta de uno de mis restaurantes”, dijo, “y necesitan ser bienvenidos. Los restaurantes están en el centro de la industria hotelera ".

El chef de Indianápolis, Jonathan Brooks, que acaba de ser nombrado uno de los mejores nuevos chefs de 2015 por la revista Food & Wine, publicó en su página de Facebook que su restaurante, Milktooth, también organizará una cena de recaudación de fondos para "mostrar al mundo que esta legislación no representar a Indy ".

Algunos restauradores locales incluso están cambiando de compañía de máquinas de hielo en respuesta a la RFRA. El senador estatal Scott Schneider (R-Indianápolis), quien fue coautor de la legislación, es vicepresidente de la empresa de su familia, Mister Ice of Indianapolis, que alquila el equipo. Hoover dijo que, aunque ha trabajado con Mister Ice durante 25 años y alquila de 15 a 18 máquinas de hielo, eliminará gradualmente las máquinas de la empresa. “Los valores fundamentales de nuestros negocios son tan diferentes”, dijo. "No espero que todos estén de acuerdo con todo lo que yo estoy de acuerdo ... [pero] ... estamos avanzando en otra dirección, con una empresa que tiene una visión más abierta y tolerante".

Un grupo de chefs y artesanos de la comida del sur de Indiana, que se hacen llamar The Goat Kicks Back, también está trabajando en esfuerzos de recaudación de fondos anti-RFRA, en conjunto con la Unión de Libertades Civiles de Indiana. Judith Schad de Capriole Goat Cheese, Susan Welsand de The Chile Woman, los chefs semifinalistas de James Beard David Tallent de Restaurant Tallent y Daniel Orr de FARMbloomington, David Fletcher de BLU Boy Café y Cakery, David Fischer de Fischer Farms, y profesor de la Universidad de Indiana y Slow La cofundadora de Food Bloomington, Christine Barbour, junto con otros chefs y artesanos de la comida de Indianápolis, están explorando formas de ofrecer productos y realizar eventos para beneficiar los esfuerzos anti-RFRA.

En lugar de boicotear a los restaurantes y productores de Indiana, dijo Barbour, los consumidores pueden apoyar activamente a quienes están trabajando por la derogación. “Es una lástima que estas mismas personas estén pagando un precio por la pérdida de negocios, ya que personas ajenas al estado los responsabilizan por una ley que no aprobaron ni apoyan”, dijo Barbour. "El daño económico de esta desafortunada legislación afectará a las personas que acaban de salir de la recesión".

Los boicots contra Indiana y sus productos son una preocupación real. Otros estados y ciudades ya han prohibido los viajes oficiales a Indiana debido a la RFRA. Las celebridades de fuera del estado han condenado la ley; la banda Wilco ha cancelado un próximo concierto en Indianápolis, y convenciones como Gen-Con están considerando la posibilidad de mudarse de la ciudad.

Pero las reacciones a la RFRA también afectan a las ciudades de todo el estado. "Esto es de gran alcance", dijo Patrick Tamm, presidente y director ejecutivo de la Asociación de restaurantes y alojamientos de Indiana. "Desde el norte de Indiana, los clientes de Michigan me han negado las entregas de alimentos". Para Indianápolis, Tamm enfatiza el impacto económico que podría tener la pérdida del negocio de las convenciones. “Somos la ciudad número uno en negocios grupales”, dijo. “Confiamos en el negocio del grupo más que en cualquier otro mercado del país. Ese negocio grupal para nosotros es tan, tan crítico ".

Tamm dijo que se ha estado reuniendo con la oficina del gobernador, líderes legislativos y una amplia coalición de personas sobre cómo la legislación está afectando a la industria hotelera. "Tengo la esperanza de que logremos una solución", dijo.

Chris Gahl, vicepresidente de marketing y comunicaciones de Visit Indy, que trabaja para atraer visitantes, convenciones y eventos a la ciudad, dijo que será necesario un esfuerzo concertado para contrarrestar los efectos negativos de la legislación. "Creo que será necesario que todos en la comunidad se unan y se aseguren de que el mundo sepa que la hospitalidad de Hoosier está viva y coleando", dijo Gahl. "Es algo de lo que la marca de nuestra ciudad ha dependido en gran medida durante algunos años, por lo que es absolutamente esencial que hagamos correr la voz de que el hecho de que se haya firmado un proyecto de ley no significa que la hospitalidad de Hoosier se haya ido".


Gregory T. Angelo: No demonicemos a los que no están de acuerdo con el matrimonio homosexual

Inmediatamente después de la sentencia de la Corte Suprema en Obergefell v. Hodges, hubo el sentimiento de que la opinión de la corte podría encender una nueva guerra cultural & # 8212 a Roe v. Wade para una nueva generación & # 8212 y polarizar partidos (y el electorado estadounidense) durante las próximas décadas. No tiene que ser así.

Ganar con gracia es un primer paso importante para los defensores de la igualdad en el matrimonio, que deben resistir la tentación de demonizar a sus conciudadanos que aún no han tenido la misma epifanía sobre la igualdad en el matrimonio que alcanzó el presidente Barack Obama hace solo tres años y que Hillary Clinton alcanzó un mero hace dos años. Marginar a los opositores a la igualdad en el matrimonio hace poco por generar la curación necesaria en todos los lados para difundir una guerra cultural.

La marginación de quienes se oponen al matrimonio igualitario comienza con los números. La población de estadounidenses LGBT es relativamente pequeña (3.8 por ciento), pero una mayoría pública apoya nuestro derecho a casarnos (60 por ciento). La aprobación es aún más pronunciada entre la generación del milenio: el 79 por ciento de los estadounidenses nacidos en 1981 o después están de acuerdo en que el matrimonio igualitario debería ser legal.

Si bien es alentador, este fuerte apoyo público a la igualdad en el matrimonio ha imbuido a los defensores de un falso sentido de autoridad cultural y política sobre lo que sigue siendo, en muchos sentidos, un tema polémico, especialmente para las generaciones mayores.

Considere la libertad religiosa: en las discusiones sobre el matrimonio igualitario, la falta de respeto por las perspectivas disidentes se señala particularmente cuando esta oposición se enmarca en términos de fe.

Entre muchos de la izquierda & # 8212 y me atrevería a decir que la mayoría de la izquierda gay & # 8212, la mera expresión de la frase & # 8220 libertad religiosa & # 8221 se considera un silbato de perro para la política anti-gay. Es casi seguro que esta asociación se ve agravada por el persistente estigma de la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa # 8217 de Indiana, que fue ampliamente criticada como un esfuerzo deliberado para otorgar una licencia para discriminar.

Los datos confirman esta connotación negativa: una encuesta realizada en febrero encontró que el 57 por ciento de los estadounidenses apoyaba las exenciones religiosas para los negocios relacionados con bodas. La controvertida Ley de Restauración de la Libertad Religiosa de Indiana & # 8217 se aprobó en marzo. A fines de abril, la aprobación de exenciones relacionadas con bodas se había reducido al 52 por ciento. Los analistas atribuyen el descenso & # 8212 5 puntos en menos de tres meses & # 8212 a la controversia de Indiana. Incluso después de la debacle de la RFRA en Indiana, la mayoría sigue apoyando adaptaciones religiosas razonables.

Tras la decisión de Obergefell, algunos republicanos expresaron su preocupación de que el matrimonio igualitario en todo el país amenaza el libre ejercicio de la libertad religiosa e incluso el de sacerdotes, ministros, rabinos e imanes. Esto es en gran parte histriónico, pero hace poco para calmar a los Chicken Little cuando la revista Time transmite títulos sin aliento como & # 8220Now & # 8217s the Time To End Tax Exemptions for Religious Institutions & # 8221. Si la lucha por la igualdad en el matrimonio nunca fue una guerra contra la religión, es evidente que algunos defensores nunca recibieron el memo.

Hay una serie de preguntas provocadas por la decisión de la Corte Suprema que deberán ser respondidas. La administración de Obama y el procurador general Donald B. Verrilli, Jr., incluso lo admitieron durante la audiencia de Obergefell. Navegar por las complejidades legales de este nuevo terreno en temas como las exenciones de impuestos para las escuelas religiosas o la negativa a brindar servicios en ciertas empresas afectará inevitablemente el alcance legal de la libertad religiosa.

A medida que se avecinan futuras batallas legislativas y legales, a algunos conservadores fieles les preocupa que sus libertades sean vulnerables. Y la reacción de los defensores liberales de la igualdad en el matrimonio está agravando, en lugar de aliviar, estas ansiedades.

La izquierda continúa descartando los temores sobre la libertad religiosa como algo imaginario o insincero, mientras que simultáneamente califica a las personas de fe que expresan públicamente su aprensión por la igualdad en el matrimonio a nivel nacional como intolerantes fuera de contacto.

No es de extrañar que algunos conservadores religiosos adviertan que los defensores del llamado matrimonio tradicional se sienten condenados a vivir como exiliados culturales después de Obergefell.

Caso en cuestión: un periódico de Pensilvania anunció recientemente que ya no aceptaría artículos de opinión que argumentan en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo. Las pautas de presentación se actualizaron posteriormente para aclarar que las opiniones disidentes serán & # 8220 estrictamente limitadas (ed) & # 8221 en lugar de prohibidas categóricamente.

La marginación y vilipendio en curso de ciertos conservadores religiosos finalmente lleva la evolución del matrimonio igualitario a un círculo completo irónico.

No hace mucho, los hombres y mujeres homosexuales y lesbianas, así como nuestros aliados heterosexuales, estaban en el lado perdedor del debate público sobre la igualdad en el matrimonio. En ese momento, esperaba que aquellos que no estaban de acuerdo con mi punto de vista personal lo hicieran con humildad, empatía y respeto. La mayoría lo hizo, y estas reacciones compasivas facilitaron un diálogo productivo y significativo y un entendimiento mutuo.

Es hora de devolver el favor.

Gregory T. Angelo es el director ejecutivo nacional de Log Cabin Republicans, descrito en el sitio web del grupo como & # 8220la nación & # 8217 la organización original y más grande que representa a los conservadores y aliados homosexuales que apoyan la justicia, la libertad y la igualdad para todos los estadounidenses. # 8221 Escribió esto para The Dallas Morning News.


Grupos de igualdad listos para contraatacar contra la ola de proyectos de ley contra los homosexuales en EE. UU.

Los grupos LGBT y de derechos civiles se están movilizando para una batalla nacional para salvaguardar los logros del movimiento por la igualdad en el matrimonio, frente a una reacción violenta que está extendiendo los proyectos de ley contra los homosexuales en todo el país.

Las legislaturas controladas por los republicanos han presentado más de 85 proyectos de ley contra los homosexuales en 28 estados separados, según la Campaña de Derechos Humanos, el grupo de defensa de los derechos LGBT más grande de Estados Unidos. Se han aprobado nuevas leyes dirigidas a parejas homosexuales en Indiana, Arkansas y Mississippi, y muchos otros estados intentan seguir su ejemplo.

El lunes, el director ejecutivo abiertamente homosexual de Apple, Tim Cook, dio la alarma sobre la avalancha de nuevas leyes, que describió como contrarias a los principios fundamentales de libertad e igualdad de Estados Unidos. Él comparó la oleada anti-gay en las asambleas estatales con las señales de “solo blancos” en los días de la segregación racial.

"Nunca debemos volver a la apariencia de esa época", dijo.

Eunice Rho, abogada y asesora de políticas de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU), dijo que el volumen de legislación proveniente de las asambleas estatales era "muy alto y muy preocupante". Dijo que el fenómeno era una respuesta directa a los avances realizados por el movimiento por la igualdad LGBT que ahora se encuentra al borde de lo que se espera sea un fallo histórico de la Corte Suprema de Estados Unidos que extienda las protecciones constitucionales al matrimonio entre personas del mismo sexo.

“Mucho de lo que estamos viendo ahora son las recompensas de nuestro éxito. Vemos esto por lo que es, es el Plan B: un intento de erosionar los avances que se han logrado hacia la igualdad en el matrimonio y la igualdad LGBT en general ”, dijo Rho.

Shannon Minter, directora legal del Centro Nacional para los Derechos de las Lesbianas, dijo que los grupos de derechos civiles y LGBT estaban trabajando en estrecha colaboración en un esfuerzo concertado para bloquear los proyectos de ley antes de que lleguen a los libros de estatutos. Donde se hayan promulgado nuevas leyes, se consideraría un litigio, pero solo como último recurso, dijo Minter.

“Es mucho mejor detener estos movimientos discriminatorios antes de que se conviertan en ley. El litigio es una forma muy costosa, lenta e incierta de contraatacar ".

Los proyectos de ley discriminatorios se han presentado en una variedad de formas. Algunos como los de Alabama, Florida y Michigan permitirían a los funcionarios rechazar a las parejas de gays y lesbianas que buscan adoptar o acoger niños.

Los republicanos en otros estados como Oklahoma están tratando de permitir que los grupos de conversión gay prosperen protegiendo a los grupos de “terapia” de gays a heterosexuales de acciones legales. Florida ha tomado otro camino todavía, centrando sus esfuerzos en las personas transgénero.

Pero la forma más común de reacción ha llegado en una serie de proyectos de ley conocidos como Leyes de Restauración de la Libertad Religiosa (RFRA), que buscan recuperar parte del terreno perdido por el matrimonio entre personas del mismo sexo al permitir que las empresas y las personas rechacen los servicios a los homosexuales. y parejas de lesbianas por motivos de convicciones religiosas. Arizona intentó una ley de este tipo, pero la entonces gobernadora Jan Brewer la vetó el año pasado, luego de una rebelión de los líderes empresariales locales.

Arkansas está llegando a las etapas finales de un proyecto de ley similar de "libertad religiosa". La semana pasada, el gobernador de Indiana, Mike Pence, promulgó la ley de su versión de RFRA, lo que provocó una tormenta de reacciones en gran medida adversas de activistas, líderes empresariales, grupos religiosos, medios de comunicación y ligas deportivas. El furor ha puesto a Pence a la defensiva, obligándolo a ofrecer un posible proyecto de ley complementario que “aclararía” el propósito de la nueva ley.

Minter dijo que la respuesta había sido abrumadora. "Me siento muy optimista después de lo que sucedió en Indiana", dijo. "Ha habido una gran protesta pública proveniente de todos los sectores y eso es un testimonio de la red altamente estructurada que se ha creado y que puede hacer correr la voz rápidamente".

Pero persisten los desafíos. Mientras Arkansas avanza con su propia variación de RFRA, la legislatura controlada por los republicanos ya aprobó una ley que dejaría a las personas LGBT vulnerables a la discriminación en cualquier parte del estado.

SB 202 prohíbe a cualquier ciudad, pueblo o condado del estado elaborar sus propias ordenanzas locales relacionadas con la discriminación. La ley no menciona específicamente a la comunidad LGBT, pero dado el momento oportuno justo antes de que la Corte Suprema de los Estados Unidos escuche los argumentos auditivos en su revisión del matrimonio homosexual el 28 de abril, se asume ampliamente que el ímpetu del acto va en esa dirección.

SB 202 declara una "emergencia" que dice debe abordarse en nombre de "la paz, la salud y la seguridad públicas". Dice que es “inmediatamente necesario crear uniformidad con respecto a las leyes de discriminación en todo el estado”, lo cual es irónico porque Arkansas a nivel estatal no tiene leyes contra la discriminación relacionadas con las personas homosexuales.

En efecto, Arkansas, así como Tennessee y Virginia Occidental, que están aplicando leyes similares, dicen que se debe permitir que la discriminación contra la comunidad LGBT tenga lugar en todos los rincones de su territorio.

Incluso cuando se rechazan las facturas, no hay garantía de que no regresen. Los representantes republicanos en Maine intentaron aprobar un proyecto de ley RFRA el año pasado, pero se vieron obligados a abandonar la legislación ante la oposición generalizada.

Ahora, una coalición de grupos en el estado se está preparando para lo que se espera sea un nuevo intento de aprobar la ley. "Anticipamos que harán otro intento y estaremos listos para ello", dijo Ben Klein, abogado senior de Gay and Lesbian Advocates and Defenders en Boston.

Klein dijo que confiaba en que un proyecto de ley revivido sería rechazado por segunda vez. “Tenemos argumentos muy sólidos de que estas leyes son contrarias a los valores del país de individualismo y protección igualitaria frente a la ley. Son malos para los negocios y tienen muchas consecuencias incalculables ".


Reacción de los lectores: ¿Qué otros grupos deberían evitar los dueños de negocios que creen en la Biblia?

Al editor: Teniendo en cuenta que el gobernador Mike Pence de Indiana no puede o no quiere derogar su ley de "libertad religiosa", y cómo parece estar bloqueado en cuanto a cómo solucionarlo, tengo una sugerencia. La ley podría modificarse para exigir a las empresas que publiquen en sus puertas de entrada una lista de los grupos específicos a los que pretenden negar servicios. (“El alboroto por la ley de libertad religiosa de Indiana muestra un cambio en la lucha por los derechos de los homosexuales”, 31 de marzo)

Para aquellos literalistas bíblicos que quieren evitar a los homosexuales, también podrían considerar negar los servicios a los divorciados que se vuelven a casar (Mateo 19: 9) oa aquellos que no son vírgenes el día de su boda (Deuteronomio 22: 20-21).

Esto les daría a los miembros de esos grupos la oportunidad de evitar la humillación de entrar en un negocio y ser rechazados. También proporcionaría a aquellos de nosotros que nunca pensaríamos en patrocinar un negocio como este, un aviso.

Marian Sunabe, Sur de Pasadena

Al editor: Equilibrar los derechos de las parejas del mismo sexo y los dueños de negocios que se oponen a sus matrimonios no es un problema, pero es una cuestión de civismo y ciudadanía.

El espacio público y el espacio comercial son lugares de igual protección. Los espacios religiosos y las iglesias se reservan para la discriminación en nombre de un credo.

Douglas Braun-Harvey, San Diego

Al editor: Una pareja cristiana tiene derecho a servir jamón en la recepción de su boda, pero ¿no debería un proveedor kosher tener derecho, por motivos religiosos, a rechazar su negocio?

Chris Norby, Fullerton

Al editor: Pence afirma que la nueva ley de su estado no tiene la intención de permitir que las empresas nieguen servicios a la clase desprotegida de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales.

Entonces, ¿por qué se firmó el proyecto de ley en una ceremonia a puerta cerrada con Pence rodeado por los líderes de varias organizaciones anti-gay?

Alice P. Neuhauser, Manhattan Beach

Al editor: ¿Cuándo los políticos, entre todas las personas, se convirtieron en nuestros árbitros sociales y religiosos?

Los políticos dedican una cantidad excesiva de tiempo a adular a quienes donan dinero a las cuentas de sus campañas de reelección, pero aún tienen que encontrar algo de tiempo para ocuparse de los negocios de la gente. Dependiendo del nivel de la oficina, esto puede ir desde el llenado de baches hasta la defensa de la nación.

Entonces, ¿cómo tienen tiempo suficiente para intentar imponer sus puntos de vista personales sobre la moralidad a la población en general?

Ese no es su trabajo. Su trabajo es hacer el negocio pragmático de supervisar y dirigir el gobierno. Hay leyes civiles y penales que cubren la interacción social, y los asuntos y acciones privados de las personas son solo de ellos, siempre y cuando no infrinjan la ley existente.

Los políticos deben ocuparse de los asuntos públicos y ocuparse de los suyos propios.

Bob Hoffman, Long Beach

Siga la sección de Opinión en Twitter @latimesopinion y Facebook

Una cura para la opinión común

Obtenga perspectivas que inviten a la reflexión con nuestro boletín semanal.

Ocasionalmente, puede recibir contenido promocional de Los Angeles Times.

Más de Los Angeles Times

Una respuesta a la muerte de George Floyd fue el rechazo a la reforma policial, que, según los opositores, solo perpetúa un sistema racista. Aún así, se necesita una reforma.

Cuando los productores de Hollywood criticaron una actuación o un guión, "dieron notas". Para actores y escritores, recibir notas era un signo de su existencia.

La realidad básica de lo que sucedió entre Israel y Gaza es que cientos de palestinos murieron y los asentamientos continúan expandiéndose.


Op-Ed: 3 factores que hacen que la ley de religión de Indiana sea diferente de la de otros estados "

La Ley de Restauración de la Libertad Religiosa de Indiana, firmada por el gobernador Mike Pence a fines de la semana pasada, es prácticamente idéntica a una ley federal de la era Clinton, así como a los estatutos en los libros de otros 19 estados. En ninguna parte la ley de Indiana autoriza explícitamente la discriminación. Sin embargo, los críticos de Tim Cook de Apple, que opinó en contra de la ley en el Washington Post, y el actor George Takei, quien dijo que los turistas y las empresas deberían boicotear a Indiana, tienen toda la razón al preocuparse de que la intención del estado sea permitir la discriminación contra gays y lesbianas. basado en reclamos de libertad religiosa.

El estatuto de Indiana es la culminación de una larga y turbia historia legal que se remonta al caso de la Corte Suprema de 1990, División de Empleo vs. Smith, que cambió significativamente la interpretación estándar de la cláusula de libre ejercicio de la 1ª Enmienda. La cuestión era si un grupo de nativos americanos podía usar peyote en rituales religiosos en violación de una ley de Oregon. El tribunal dictaminó que no podía, porque la ley estatal era "neutral", en el sentido de que no estaba motivada por el deseo de restringir los derechos religiosos y porque se aplicaba a todos en el estado.

El precedente legal anterior a 1990 dictaba que el gobierno podía cargar sustancialmente la práctica de una persona de su religión solo si su acción era necesaria para lograr un propósito gubernamental convincente. Pero en Smith, el tribunal estableció que la cláusula de libre ejercicio no podía usarse para impugnar una ley neutral de aplicabilidad general, sin importar cuánto la ley agobiara a la religión.

Entonces, antes de Smith, un sacerdote en un condado seco que quería usar el vino en la comunión seguramente habría prevalecido en la corte. Después de Smith, habría perdido porque la ley que prohibía el consumo de alcohol era una ley neutral de aplicabilidad general.

En 1993, el Congreso, con un fuerte apoyo bipartidista, aprobó y el presidente Clinton firmó la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa federal. Su objetivo declarado era restablecer la libertad religiosa por ley a lo que había sido anteriormente en virtud de la Constitución. La ley establece que siempre que el gobierno grava sustancialmente a la religión, incluso con una ley neutral de aplicabilidad general, su acción es ilegal a menos que se demuestre que es necesaria para lograr un interés gubernamental imperioso.

El siguiente acontecimiento se produjo en 1997, cuando la Corte Suprema declaró inconstitucional la ley aplicada a los gobiernos estatales y locales porque excedía el alcance del poder del Congreso. Pero la ley siguió siendo constitucional aplicada al gobierno federal, y fue la base de la decisión del tribunal en junio pasado en Burwell vs. Hobby Lobby. En ese caso, el tribunal sostuvo, 5 a 4, que violó la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa al exigir a una corporación cerrada que proporcionara cobertura anticonceptiva si eso contradecía las creencias religiosas de sus propietarios.

La nueva ley de Indiana tiene el mismo título y contiene el mismo lenguaje que el estatuto federal. Al igual que la ley federal, la versión de Indiana establece: “Una entidad gubernamental puede imponer una carga sustancial al ejercicio de la religión de una persona solo si la entidad gubernamental demuestra que la aplicación de la carga a la persona: (1) promueve un interés gubernamental imperioso y ( 2) es el medio menos restrictivo de promover ese imperioso interés gubernamental ".

Pero los estatutos de Indiana y federales no son del todo idénticos. La ley de Indiana, a diferencia de la RFRA federal, se basa en Hobby Lobby al brindar protección expresa a las corporaciones y otras entidades comerciales. Esa es una razón para preocuparse de que el propósito de la ley de Indiana sea permitir la discriminación contra parejas del mismo sexo basada en las creencias religiosas de los dueños de negocios.

Otro motivo de preocupación es el momento oportuno. ¿Por qué Indiana está adoptando la ley ahora, 25 años después de la División de Empleo vs. Smith y 22 años después de la promulgación del estatuto federal? Existe un consenso generalizado en todo el espectro político de que la Corte Suprema está a punto de reconocer el derecho a la igualdad en el matrimonio para gays y lesbianas y sostener que las leyes estatales que prohíben el matrimonio entre personas del mismo sexo violan la Constitución. Esta ley parece ser una reacción a ese desarrollo.

La retórica que rodea a la ley de Indiana también es preocupante. De hecho, una y otra vez en sus entrevistas, Pence se ha negado a negar que la ley permitiría la discriminación. También fue enfático en que no habría expansión de derechos para gays y lesbianas bajo su “vigilancia”.

Es por eso que hay fuertes protestas contra la ley de Indiana y llamados a boicotear al estado. Pero Indiana podría resolver fácilmente esta controversia modificando la ley para establecer que nadie puede discriminar a otros por motivos de orientación sexual, sexo o raza según el estatuto o por motivos de creencias religiosas.

Erwin Chemerinsky es decano de la Facultad de Derecho de UC Irvine.

Siga la sección de Opinión en Twitter @latimesopinion y Facebook


Cuando nuestro propio asesor principal de Asuntos Globales de la ACLJ, Mike Pompeo, era Secretario de Estado, dirigió una investigación del Departamento de Estado sobre el origen del virus COVID-19. Sin embargo, la Administración Biden ha cerrado esa investigación después de que se les informó sobre el borrador del Departamento de Estado.

Todos los días, las personas desesperadas que intentan proporcionar alimentos y una vida mejor para ellos y sus familias se enfrentan a una elección impensable: arriesgarse a ser vendidos como esclavos modernos por traficantes de personas o pasar hambre. Desafortunadamente, muchos se ven obligados a apostar porque el.


¿Es la libertad religiosa razón suficiente para rechazar el servicio?

Gracie Bonds Staples es una periodista galardonada que escribe para periódicos desde 1979, cuando se graduó de la Universidad del Sur de Mississippi. Se unió a The Atlanta Journal-Constitution en 2000 después de trabajar en Fort Worth Star-Telegram, Sacramento Bee, Raleigh Times y dos diarios de Mississippi. Staples fue ascendido recientemente a redactor senior de funciones empresariales. Busque sus columnas los jueves y sábados en Living y los domingos alternos en Metro.

Hay una escena en el documental "Cracking the Codes" sobre la raza en la que una mujer afroamericana recuerda haber pedido comida en un restaurante asiático y el camarero le dijo que "no les servimos gente".

Es una mirada fascinante al sistema de desigualdad racial que nos desafía a construir un mundo que funcione para todos.

No hay indicios de cuándo tuvo lugar el intercambio en el restaurante, pero tienes la sensación de que tuvo que ser en la década de 1960 o mucho antes y luego lees sobre el gobernador de Indiana Mike Pence y la reciente aprobación de la controvertida ley de "libertad religiosa" del estado. .

Sé que Georgia ha estado luchando con su propia versión de esta legislación, pero llegué un poco tarde a la controversia en el estado de Hoosier. Cuando finalmente sintonicé el sábado por la noche, no pude evitar recordar ese momento en "Cracking the Codes: The System of Racial Inequity" de Shakti Butler y las sentadas en restaurantes lanzadas en 1960 por cuatro estudiantes universitarios negros.

Y el domingo, cuando escuché la reacción de Pence ante la indignación pública, su negativa a responder "si sería ilegal discriminar a gays y lesbianas", tuve visiones del recién elegido gobernador de Alabama, George Wallace, que prometía "segregación ahora, segregación mañana". y segregación para siempre ".

Sin embargo, Pence no dudó en decir que no cambiaría la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa del estado a pesar de que sus críticos dicen que permite a los dueños de negocios discriminar a los miembros de la comunidad LGBT.

"No vamos a cambiar la ley", dijo Pence a George Stephanopoulos de ABC en "This Week".

Mi reacción fue tan rápida como la de los críticos de la ley, entre ellos líderes empresariales y políticos que dicen que es anti-gay y ahuyentará los negocios. Incluso la NCAA, que organiza la Final Four allí este fin de semana, ha dicho que la ley va en contra de lo que significa la educación superior y Estados Unidos.

Nunca pensé que diría esto, pero estoy de acuerdo con Sir Charles Barkley. Deberían quitarle el torneo al estado.

"Mientras exista una legislación anti-gay en cualquier estado, creo firmemente que los grandes eventos como la Final Four y el Super Bowl no deben realizarse en las ciudades de esos estados", dijo Barkley.

El domingo, Stephanopoulos no pudo obtener un sí o un no cuando le preguntó a Pence "si un florista en Indiana se niega a atender a una pareja gay en su boda, ¿es eso legal ahora en Indiana?", Pero el martes por la mañana, el gobernador estaba dando marcha atrás. .

"Esta ley no otorga a las empresas el derecho a negar servicios a nadie", dijo Pence a los periodistas.

Pence también instó a los legisladores de su estado a aprobar una legislación que lo aclare, pero hay que preguntarse si está reaccionando a la presión pública o hablando en su conciencia.

Espero que sea lo último. Espero que haga esto bien.

Dicen que en retrospectiva es 20-20, pero parece que Pence no había mirado hacia atrás cuando firmó esta legislación. Si lo hubiera hecho, lo sabría mejor.

No importa cuál sea su posición sobre los temas de orientación sexual, no hay una buena razón para negarse a servir a nadie, ni siquiera en nombre de la libertad religiosa.

Uno de mis himnos favoritos es "Tal como soy", la canción que se convirtió en el llamado al altar en las cruzadas de Billy Graham. Es un recordatorio de que no importa cuán “pobres, miserables, ciegos” seamos, Dios está con los brazos abiertos listo para aceptarnos.

Entonces, ¿por qué algunos cristianos están dispuestos a evitar e incluso negarse a servir a un grupo completo de personas simplemente porque no están de acuerdo con su estilo de vida?

Vale la pena decir aquí que Indiana no está solo. A federal version of the religious freedom law was enacted in 1993, but dozens of states have passed their own versions since then, including one passed unanimously in Illinois. To the state’s credit, it added specific protection from discrimination based on sexual orientation several years later.

The backlash in Indiana didn't surprise Jeff Graham, executive director of Georgia Equality, an organization that works to advance fairness, safety and opportunity for the LGBT community.

“Basic fairness and valuing diversity is something that the corporate community there has not only embraced but is taking the lead on,” Graham told me.

He believes that the law undercuts basic tenets of fairness, serves to further divide us and is a vehicle to discriminate.

"The backlash we've seen is exactly what we would see here in Georgia if our law would pass without including strong anti-discrimination protections," Graham said.

Here’s Graham’s other big concern: Georgia is one of only three states that does not have a statewide civil rights law.

I can think of a couple of life-death exceptions where a “religious freedom” law could rightly apply, but baking wedding cakes and making floral arrangements aren’t among them. Wouldn’t we all fare better if we’d just look over our shoulders and consider our past mistakes?

I mentioned the sit-ins. Those four black kids only wanted a cup of coffee. A cup of coffee.


In Indiana, an uncomfortable turn in the spotlight

The talk at Rabbi Michael Friedland’s seder table in South Bend, Ind., was about Memories Pizza in the small Indiana town of Walkerton. Not that the celebrants already had tired of unleavened food — rather, they were bemused at how the restaurant owner’s stand in favor of the state’s controversial Religious Freedom Restoration Act was turned into a windfall.

“The owner said that if someone asked them to cater a gay wedding, they wouldn’t do it,” said Friedland, who leads Conservative Sinai Synagogue. A four-day crowdfunding campaign in support of the pizzeria, set up by conservative commentator Glenn Beck’s Blaze TV network, raised $842,387.

“Someone joked that the synagogue should come out in favor of discriminating against gays, and we could raise almost a million dollars, too,” Friedland said. “Somebody else asked who would go to a pizza parlor to cater a wedding.”

The catering question was hypothetical, and the pizzeria’s owner said they would serve gay couples in the restaurant.

But the national attention that focused on Indiana after Republican Gov. Mark Pence signed the bill into law on March 26 has been something that Hoosiers — and the state’s 17,000 Jews — are unaccustomed to. The fact that in the face of national outrage the law’s proponents passed a “fix” a week later, which the governor signed, says that religious freedom cannot come at the expense of gay, lesbian, bisexual and transgender persons and has calmed the atmosphere for now.

“There’s a little bit of schadenfreude — that the governor was embarrassed and had to walk this back,” Friedland said.

Still, the unfriendly spotlight on Indiana — and the travel bans and beginnings of a commercial boycott — “is not how we want to be the center of attention,” said Rabbi Sandy Sasso, rabbi emeritus of Congregation Beth-El Zedeck in Indianapolis, the state capital.

“Every time I bump into someone, they say ‘I can’t believe this is happening. I’m so embarrassed.’ You really can’t go anywhere without people talking about it.”

In Evansville, at the southwest end of the state, Rabbi Gary Mazo spoke at his Seder about the meaning of freedom in the context of the RFRA debate.

“I emphasized that in today’s world, where we are no longer slaves, we are compelled to focus our efforts on both remembering and working toward securing freedom for those who are oppressed, enslaved or persecuted,” said Mazo, of Reform Temple Adath B’nai Israel. “I then made it very clear that we live in a state that has sanctioned oppression and bigotry under the guise of religious freedom, and our job is to combat that.”

Mazo said the clarifying legislation passed on April 2 does not resolve the controversy. “It was too little, too late, and the law should never have been enacted and should be repealed.”

“At this point, we’re doing what we can to make sure the rights of minority religious communities are being addres-sed,” said David Sklar, director of government affairs for the Indianapolis Jewish Community Relations Council, which opposed RFRA.

Sklar said the JCRC began discussing the bill last summer. The agency opposed the legislation and lobbied against it as “less of a specifically LGBT issue and more of an issue of potential discrimination,” he said.

“Decades of court precedent has resulted in a workable balance in Indiana between individual and religious freedoms. RFRA would upset the balance,” he explained.

And although Jews are protected by the constitutions of Indiana and the United States, “RFRA could cloud and confuse the landscape of religious freedom in the United States,” Sklar said.

Jews have come down on both sides of the issue, and an equal number of Jews testified before legislative committees for and against RFRA, Sklar added. But the overwhelming majority of Indiana Jews oppose the legislation, he said.

Rabbi Yisrael Gettinger, of Congreg-ation B’nai Torah in Indianapolis, has come out in favor of RFRA. The Orthodox rabbi appeared with Pence in the photo taken at the first bill signing, along with “supportive lawmakers, Franciscan monks and nuns, Orthodox Jews and some of the state’s most powerful lobbyists on conservative social issues,” according to USA Today.

Gettinger declined to speak for this story. Last year, he explained his opposition to “homosexual acts” to the Indianapolis Star: “One cannot be more certain of something being inappropriate if it’s called an abomination in the Bible,” he said. “Those are not my words. Those are the Bible’s words. Those are God’s words.”

Critics of the bill say that it was not promoted to assure religious freedom, but to hold fallback position after the U.S. Supreme Court in 2014 let stand a circuit court’s decision to strike down Indiana’s ban on gay marriage.

“Given who was at the original signing, saying they didn’t mean to discriminate against gays was a little hard to buy,” Friedland said. “Most people saw it as a reaction to the frustration that gay rights have moved too far.”

“It’s part of this trend after Hobby Lobby,” the Supreme Court decision that decided that a corporation can be considered a person under RFRA, said Rachel Laser, deputy director of the Religious Action Center of the Reform movement.

Laser and others interviewed for this article differentiated the Indiana RFRA — and others under consideration in Arkansas, North Carolina and elsewhere — from the federal Religious Freedom Restoration Act, passed under President Bill Clinton in 1993.

“It was to be a shield for religious people. It allowed a boy who wants to wear his yarmulke in school or the Catholic priest who wants to give communion wine to his child parishioners. These new RFRAs are intended to be used as a sword to discriminate,” Laser said.

Nineteen states have RFRA laws on the books. Asked why Indiana was singled out for attention, Sklar said one reason was that it had more potential than others to be discriminatory.

“In the Indiana law, what a person entails is much broader. And Indiana did not have the protections for LGBT persons in place that other states do.”

Although the fixed RFRA does not make gays a legally protected class, it does say they cannot be discriminated against.

“This is the first time that a state law makes a positive reference to LGBT Hoosiers,” Sasso said. “The only good thing to come out of this is the outrage of the community that forced the governor and legislators to revisit this.”

On April 9, Indianapolis diners at any of four restaurants owned by Patachou Inc. can support gay rights at what owner Martha Hoover calls a “sit-in.” All proceeds for a $50 four-course meal will go to Lamda Legal, a civil rights group supporting LGBT communities.

The event is an example of how Jewish entrepreneurs are joining others in the business community in opposing discriminatory legislation.

“If you allow any discrimination, who controls the leap to what comes next?” Hoover said.

She calls the Republican backing of RFRA “both a miscalculation and a tremendous lack of leadership. It did catch them off-guard and suggests how out of touch they are.”

That disconnect is particularly strong with young adults, said Rabbi Leonard Zukrow of Temple Beth-El, a Reform congregation in Munster, an Indiana town in suburban Chicago. “This is not an issue for them. Young people in Indiana are worried about jobs.”

“Our tradition speaks to inclusiveness,” he added, and quoted from the Passover Haggadah: “To all who are hungry come and eat.”

Indiana’s apparent lack of hospitality is ill-advised “for a state that is not a leading state for business opportunities,” Friedland said.

Following the passage of the “fix,” the governors of New York, Washington and Connecticut canceled their travel bans to Indiana.

The fix does not mean all is well in Indiana, Hoover said.

By “signing one law,” Pence “has damaged the state,” she said. “Our concern is, how long lasting is the damage?”


Earth Day & Bill Penzey

ACTUALIZAR: Treeper Tourets writes –
I wrote to Spice House to suggest that some of Mr. Penzy’s customers were unhappy about his behavior. She wrote:
“No kidding. What business owner who really likes his customers would care so little about losing them? On the plus side for us, we have had lots of people jump ship to us, so I kind of hope he keeps writing those wacky newsletters! My parents, Ruth and Bill Penzey, Sr. started our business, The Spice House, in 1957 and we own the original company. We are all about the top quality spices and the freshest hand ground and mixed seasonings. Our politics are very different than Bills, but that is irrelevant as our opinions about anything other than food, have no part in our business. We would never use our company as soap box. So please give us a try and encourage your friends to do the same.
Patty Erd
http://www.thespicehouse.com
Facebook Page https://www.facebook.com/thespicehouse
Pinterest http://pinterest.com/thespicehouse/
Twitter https://twitter.com/TheSpiceHouse“

This week I placed an order with Penzey’s Spices, a company headquartered in Milwaukee, WI. Penzey also has retail stores in various locations, including the town where my daughter lives (which is where I first became aware of the company) and a place not far from where I live, so I have occasionally patronized their business.
They also have a catalog that they mail out periodically. Lately it has come to my attention that the owner of the company, Bill Penzey Jr., includes a “newsletter” in his catalog, which is his soapbox to lecture his customers about diversity and other topics close to the hearts of progressives.

Last year, Charlie Sykes wrote about it for AM Radio, WTMJ – Bill Penzey’s Idea Of Diversity: Lots of White People in Volkswagens :

We know that the owner of Penzey’s Spices is concerned about diversity, because he says he does… repeatedly. Make that obsessively. In recent company catalogues that purport to sell spices, Penzey has lashed out at white racist suburbanites who vote for racist Republicans. He knows that they are racists, because of the lack of “diversity.”
In the last year, Bill Penzey has offered letters denouncing the use of Indian mascots at Mukwonago High School and bizarre letter in May that denigrated the citizens of Waukesha for their ‘different way of thinking” and “race-based politics.”
Now, Penzey had doubled down:
Segregation is no longer some grim-faced governor standing on the steps of the Capitol shouting, “Segregation now-tomorrow-forever!” Segregation today has grown into a multi-step process. It starts with the new, more polished leaders who, with a smile, send ever-so-subtle messages that America is a whites-first nation. Next, AM radio personalities turn that smile to a sneer and pass it on to their listeners, who turn that sneer into anger. That anger does an amazing job of producing lopsided vote totals in places with little diversity, but it’s poison to everything that is good in our lives and a roadblock across the path of Kindness that leads to cooking.
Well, speaking of little diversity, local blogger Tom McMahon decided to take a deeper look at Penzey-land. He emails:
Bill Penzey mentioned “places with little diversity” in his firm’s Summer of Love 2014 catalog. But I went through all 64 pages of that catalog and could not find a single photo of an African-American in the whole thing. Sure, I found lots and lots of photos of white folks doing white people stuff, but no African-Americans. ¿Por qué? Is he afraid they might scare off his lily-white clientele?
Read more : http://www.620wtmj.com/blogs/charliesykes/267078611.html

Guau. Wisconsin politics is really brutal.

Back to me and my recent order with Penzey Spices. Last night I received an email from Bill Penzey regarding his company’s celebration of Earth Day (it’s also available at their website). Most companies do celebrate holidays, Earth Day being just one of them. I also received one from America’s Test Kitchen regarding eco-friendly gadgets, for example. Bill Penzey takes it a step further, as you will see. Some text is bolded by me for emphasis:

Earth Day 2015 is exciting. We really are at the point where there are few obstacles left in our path before we start dealing with climate change in earnest. For the Earth Day issues of science and conservation, there are other websites that can speak better about the obstacles in those fields. As a website that promotes all the good things set in motion through cooking, the obstacle we think we can help with is anger. From the responses to the email we sent out asking for Earth Day help a couple weeks ago, we can say there is a fair amount of anger out there and it’s getting in the way of what needs to be done.
Some of the anger is at those still dismissing the science and instead believing the doubt. Some of the anger is at those working to maintain the profits of the old fossil fuel industry by promoting that doubt. But mostly the anger is at the politicians who know the science is real and still stand in the way of what needs to be done. It’s easy to justify the anger if the question we are asking is “What kind of person is willing to risk destroying the future of our environment to advance their political career?” Still this anger does little more than fuel their supporters. Maybe the kinder question might be, “What events in their lives left them willing to place their own political gains in front of everyone else’s needs?”
So for today and for Earth Day we are highlighting some stories and recipes from cooks who are facing situations that are all too often met with anger. Through their kindness and compassion these cooks are setting in motion a very different future.


How to Act Upon Your SWOT Analysis

So, you’ve finally got your hands on a completed SWOT matrix. You’ve identified internal strengths and weaknesses, as well as external opportunities and threats. You’ve begun to see your company in a whole new light.

Ideally, there are two stages of action you should take upon completing a SWOT analysis. First, you should attempt to match your strengths with your opportunities. Next, you should try to convert weaknesses into strengths. Let’s take a look how this works.

Acting On Your Strengths

One of the best things about the strengths you identified in your SWOT analysis is that you’re already doing them.

In our example above, the restaurant’s location, reputation, and seasonal menu are all strengths. This tells the fictitious company that it should continue to experiment with its popular seasonal menu. It also tells the company it should continue to develop and nurture the strong relationships with its regular customers that have strengthened the restaurant’s reputation in the community.

Essentially, acting upon your business’ strengths consists of “do more of what you’re already good at.”

Shoring Up Your Weaknesses

Acting on the weaknesses you identified in your SWOT analysis is a little trickier, not least because you have to be honest enough with yourself about your weaknesses in the first place.

Going back to our example, some of these weaknesses are very challenging to act upon. Going up against the considerable purchasing power of rival chain restaurants can be very difficult for smaller, family owned businesses. The restaurant is also struggling with its limited reach, the restrictions of a modest advertising budget, and is also failing to leverage the potential to increase sales by allowing customers to order food online through delivery apps like Foodler or GrubHub.

However, that’s not to say all hope is lost. It might be harder for our example business to compete with a chain, but there are plenty of other ways small companies can be more competitive – such as by developing strong, meaningful relationships with customers, which was not only one of the company’s strengths, but also something chain restaurants simply cannot offer.

Seizing Opportunities

The Opportunities section of your SWOT analysis is by far the most actionable, and that’s by design. By identifying opportunities by evaluating your organization’s strengths, you should have a ready-made list of targets to aim for.

In the example above, increasing consumer appetites for ethically produced, locally grown ingredients is a major opportunity. However, our restaurateurs cannot rest on their laurels – there’s still work to be done. In this example, this may involve investing in technical expertise to take advantage of the opportunities presented by food delivery apps, or sourcing locally grown produce more aggressively in an attempt to reduce costs.

It’s also important to avoid hubris or complacency in your opportunities. Even if you have an iron-clad advantage over every other business in your industry, failing to devote sufficient time, money, or personnel resources in maintaining that advantage may result in you missing out on these opportunities over time.

Every business’ opportunities will differ, but it’s vital that you create a clearly defined roadmap for capitalizing upon the opportunities you’ve identified, whether they be internal or external.

Mitigating Threats

Anticipating and mitigating the threats identified in your SWOT analysis may be the most difficult challenge you’ll face in this scenario, primarily because threats are typically external factors there’s only so much you can do to mitigate the potential damage of factors beyond your control.

Every threat, and the appropriate reaction to that threat, is different. Regardless of the specific threats you’ve identified in your SWOT analysis, responding to and monitoring those threats should be among your very top priorities, irrespective of the degree of control you have over those threats.

In the example above, all three threats are particularly challenging. To compete with the prices of its chain competitors, our restaurateurs may be forced to either compromise on their values to secure cheaper ingredients, or willingly cut into their profit margins to remain competitive. Similarly, economic uncertainty is virtually impossible to fully mitigate, making it a persistent threat to the stability of our example restaurant business.

In some SWOT analyses, there may be some overlap between your opportunities and threats. For example, in the analysis above, the popularity of locally sourced ingredients was identified as an opportunity, and heightened competition was identified as a threat. In this example, highlighting the restaurant’s relationships with local farmers – further reinforcing the restaurant’s commitment to the local community and regional economy – may be an effective way for our restaurateurs to overcome the threat posed by the increasingly desperate chain restaurants vying for their customers.

When compiling the results of your SWOT analysis, be sure to look for areas of crossover like this and see if it’s possible to seize an opportunity and reduce a threat at the same time.


Ver el vídeo: COLOMBIANA reacciona a CUIDANDO EL TERRITORIO de SANTA FE KLAN BETO SIERRA Y CALIBRE 50 (Octubre 2021).