Nuevas recetas

Estudio: La cantidad de calorías que un estadounidense promedio come todos los días te sorprenderá

Estudio: La cantidad de calorías que un estadounidense promedio come todos los días te sorprenderá

Un nuevo informe del servicio médico en línea Dr. Ed ha comparado el tamaño de las porciones y el consumo de nutrientes en todo el mundo.

Y pensamos que éramos adictos a la pizza y las hamburguesas.

Estamos tan acostumbrados a escuchar que los estadounidenses son la nación más gorda del mundo que es fácil dar un suspiro de alivio cuando descubrimos que otras naciones también son imperfectas. The Daily Meal recibió una informe exclusivo del Dr. Ed (un servicio de consulta médica en línea con fines de lucro) que compara el tamaño de las porciones, los consejos dietéticos y el consumo de nutrientes en todo el mundo basándose en información nutricional e imágenes de comidas típicas en esos países tomadas por investigadores.

El estudio comparó específicamente a Estados Unidos, Francia, Alemania, el Reino Unido y el resto del mundo. Resulta que los estadounidenses consumen la mitad de granos que el resto del mundo (excluyendo Francia, Alemania y el Reino Unido). Esto tiene sentido, porque los cereales son un alimento básico en países como Italia (pasta), España (arroz) y países en desarrollo donde los carbohidratos simples son un medio relativamente asequible de proporcionar una nutrición básica.

Aquí hay algunas otras estadísticas fascinantes:

- Los estadounidenses consumen más calorías a diario (3682) que cualquier otro país, pero vale la pena señalar que las personas en cada El país estudiado ingirió al menos 1.500 calorías más que el valor diario recomendado de 2.000.

- Los estadounidenses comen más carne que el promedio mundial: el 13,9 por ciento de nuestras dietas, en promedio, en comparación con el 9,2 por ciento del mundo en general.

- Alemania come la menor cantidad de verduras de todos los países encuestados.

- La mayoría de las personas en el resto del mundo (fuera del Reino Unido, Francia, Alemania y los EE. UU.) Obtienen la mayoría de sus calorías (cerca del 50 por ciento) de las frutas y verduras.


¿Qué hay en tu mesa? Cómo ha cambiado la dieta de Estados Unidos a lo largo de las décadas

Los estadounidenses comen más pollo y menos carne de res que antes. Beben menos leche, especialmente leche entera, y comen menos helado, pero consumen mucho más queso. Sus dietas incluyen menos azúcar que en décadas anteriores, pero muchos más edulcorantes derivados del maíz. Y aunque el estadounidense promedio come el equivalente a 1.2 galones de yogur al año, también consume 36 libras de aceites de cocina, más de tres veces más que a principios de la década de 1970.

Los hábitos alimenticios de los estadounidenses, en resumen, están por todas partes, al menos según nuestro análisis de los datos del Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA). Que es más o menos lo que espera, a juzgar por los resultados de la reciente encuesta del Pew Research Center sobre actitudes alimentarias y nutricionales. En esa encuesta, el 54% de los estadounidenses dijeron que las personas en los EE. UU. Prestan más atención a comer alimentos saludables hoy en día en comparación con hace 20 años, el mismo porcentaje que dijo que los estadounidenses & # 8217 los hábitos alimenticios reales son menos saludables hoy que hace 20 años. Y mientras que el 73% de los estadounidenses dijeron que estaban muy o bastante concentrados en una alimentación saludable y nutritiva, el 58% dijo que la mayoría de los días probablemente deberían comer de manera más saludable.

Entonces, ¿cómo comen realmente los estadounidenses y cómo ha cambiado eso con el tiempo? Analizamos datos del USDA & # 8217s Food Availability (Per cápita) Data System, o FADS, para averiguarlo. (Específicamente, usamos la disponibilidad de alimentos ajustada por desperdicio, deterioro y otras pérdidas como un sustituto del consumo). algunos cambios significativos.

En términos generales, comemos mucho más de lo que solíamos comer: el estadounidense promedio consumió 2.481 calorías al día en 2010, aproximadamente un 23% más que en 1970. Eso es más de lo que la mayoría de los adultos necesitan para mantener su peso actual, según la Mayo Clínica y calculadora de calorías # 8217s. (Un hombre de 40 años de altura y peso promedio que es moderadamente activo, por ejemplo, necesita 2400 calorías, una mujer de 40 años con las características correspondientes necesita 1850 calorías).

Casi la mitad de esas calorías provienen de solo dos grupos de alimentos: harinas y granos (581 calorías, o 23,4%) y grasas y aceites (575, o 23,2%), en comparación con un 37,3% combinado en 1970. Las carnes, los lácteos y los edulcorantes proporcionan Porcentajes más pequeños de nuestra ingesta calórica diaria que hace cuatro décadas, también lo hacen las frutas y verduras (7,9% en 2010 frente a 9,2% en 1970).

La mayoría de las grasas que consumimos se encuentran en forma de aceites vegetales: soja, maíz, canola y otros aceites que se utilizan como ingredientes o en los que se cocinan los alimentos. Dichos aceites aportaron 402 calorías por sí solos a nuestra dieta diaria en 2010 (aunque el Center for Science in the Public Interest, en su análisis de los datos del USDA, señala que el aumento en el consumo de grasas puede no ser tan pronunciado como parece, porque el número de fabricantes que informaron datos aumentó repentinamente en 2000).

Si bien el consumo de mantequilla, de 3.3 libras por persona por año, es aproximadamente el mismo que en 1970, el uso de margarina ha disminuido drásticamente, de un máximo de 7.2 libras por persona por año en 1976 a 2.1 libras en 2010. (En 2011, el La Oficina del Censo suspendió el informe en el que dependía el USDA para realizar la mayoría de sus estimaciones de grasas y aceites, aunque el departamento ha estado desarrollando un reemplazo. Esa es también la razón por la que las estimaciones de consumo de calorías en general no están disponibles después de 2010.)

Se están produciendo varios cambios interesantes dentro de los grupos de alimentos. Durante la última década, por ejemplo, el pollo ha encabezado la carne de res como la carne más consumida. En 2014, los estadounidenses comieron un promedio de 47,9 libras de pollo al año (2,1 onzas al día), frente a 39,4 libras (1,7 onzas al día) de carne de res. Si bien el consumo promedio de pollo se ha más que duplicado desde 1970, la carne de res se ha reducido en más de un tercio.

En el pasillo de los productos lácteos, los estadounidenses beben un 42% menos de leche que en 1970: 12,6 galones al año, lo que equivale a 4,8 onzas al día. Sin embargo, estamos comiendo mucho más queso: 21,9 libras al año, casi tres veces el consumo anual promedio en 1970. Y el yogur se ha disparado en popularidad, de niveles insignificantes en 1970 a casi 1,2 galones por persona por año en 2014 - un Aumento del 1.700%.

Los estadounidenses consumen un 29% más de granos, principalmente en forma de panes, pasteles y otros productos horneados, que en 1970, el equivalente a 122,1 libras al año. Pero eso & # 8217 en realidad es inferior al 2000, el año del & # 8220 grano máximo & # 8221, cuando el consumo anual per cápita era de 137,6 libras. Si bien los productos de maíz son una parte algo más importante de la dieta estadounidense promedio (14 libras por persona por año, frente a 4.9 libras en 1970), el trigo sigue siendo el grano básico del país.

El gusto por lo dulce en Estados Unidos alcanzó su punto máximo en 1999, cuando cada persona consumía un promedio de 90,2 libras de edulcorantes calóricos añadidos al año, o 26,7 cucharaditas al día. En 2014, el uso de edulcorantes se redujo a 77,3 libras por año, o 22,9 cucharaditas al día. (Tenga en cuenta que esas cifras no incluyen edulcorantes no calóricos, como el aspartamo, la sucralosa y la stevia). Si bien la mayor parte del edulcorante consumido en 1970 era azúcar refinada, el mercado ahora se divide casi uniformemente entre el azúcar y los edulcorantes derivados del maíz, como jarabe de maíz con alta fructuosa.


¿Qué hay en tu mesa? Cómo ha cambiado la dieta de Estados Unidos a lo largo de las décadas

Los estadounidenses comen más pollo y menos carne de res que antes. Beben menos leche, especialmente leche entera, y comen menos helado, pero consumen mucho más queso. Sus dietas incluyen menos azúcar que en décadas anteriores, pero muchos más edulcorantes derivados del maíz. Y aunque el estadounidense promedio come el equivalente a 1.2 galones de yogur al año, también consume 36 libras de aceites de cocina, más de tres veces más que a principios de la década de 1970.

Los hábitos alimenticios de los estadounidenses, en resumen, están por todas partes, al menos según nuestro análisis de los datos del Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA). Que es más o menos lo que espera, a juzgar por los resultados de la reciente encuesta del Pew Research Center sobre actitudes alimentarias y nutricionales. En esa encuesta, el 54% de los estadounidenses dijeron que las personas en los EE. UU. Prestan más atención a comer alimentos saludables hoy en día en comparación con hace 20 años, el mismo porcentaje que dijo que los estadounidenses & # 8217 los hábitos alimenticios reales son menos saludables hoy que hace 20 años. Y mientras que el 73% de los estadounidenses dijeron que estaban muy o bastante concentrados en una alimentación saludable y nutritiva, el 58% dijo que la mayoría de los días probablemente deberían comer de manera más saludable.

Entonces, ¿cómo comen realmente los estadounidenses y cómo ha cambiado eso con el tiempo? Analizamos datos del USDA & # 8217s Food Availability (Per cápita) Data System, o FADS, para averiguarlo. (Específicamente, usamos la disponibilidad de alimentos ajustada por desperdicio, deterioro y otras pérdidas como un sustituto del consumo). algunos cambios significativos.

En términos generales, comemos mucho más de lo que solíamos comer: el estadounidense promedio consumió 2.481 calorías al día en 2010, aproximadamente un 23% más que en 1970. Eso es más de lo que la mayoría de los adultos necesitan para mantener su peso actual, según la Mayo Clínica y calculadora de calorías # 8217s. (Un hombre de 40 años de estatura y peso promedio que es moderadamente activo, por ejemplo, necesita 2400 calorías, una mujer de 40 años con las características correspondientes necesita 1850 calorías).

Casi la mitad de esas calorías provienen de solo dos grupos de alimentos: harinas y granos (581 calorías, o 23,4%) y grasas y aceites (575, o 23,2%), en comparación con un 37,3% combinado en 1970. Las carnes, los lácteos y los edulcorantes proporcionan Porciones más pequeñas de nuestra ingesta calórica diaria que hace cuatro décadas, también lo hacen las frutas y verduras (7,9% en 2010 frente a 9,2% en 1970).

La mayoría de las grasas que consumimos se encuentran en forma de aceites vegetales: soja, maíz, canola y otros aceites que se utilizan como ingredientes o en los que se cocinan los alimentos. Dichos aceites aportaron 402 calorías por sí solos a nuestra dieta diaria en 2010 (aunque el Center for Science in the Public Interest, en su análisis de los datos del USDA, señala que el aumento en el consumo de grasas puede no ser tan pronunciado como parece, porque el número de fabricantes que informaron datos aumentó repentinamente en 2000).

Si bien el consumo de mantequilla, de 3.3 libras por persona por año, es aproximadamente el mismo que en 1970, el uso de margarina ha disminuido drásticamente, de un máximo de 7.2 libras por persona por año en 1976 a 2.1 libras en 2010. (En 2011, el La Oficina del Censo suspendió el informe en el que dependía el USDA para hacer la mayoría de sus estimaciones de grasas y aceites, aunque el departamento ha estado desarrollando un reemplazo. Esa es también la razón por la que las estimaciones de consumo de calorías en general no están disponibles después de 2010.)

Se están produciendo varios cambios interesantes dentro de los grupos de alimentos. Durante la última década, por ejemplo, el pollo ha encabezado la carne de res como la carne más consumida. En 2014, los estadounidenses comieron un promedio de 47,9 libras de pollo al año (2,1 onzas al día), frente a 39,4 libras (1,7 onzas al día) de carne de res. Si bien el consumo promedio de pollo se ha más que duplicado desde 1970, la carne de res se ha reducido en más de un tercio.

En el pasillo de los productos lácteos, los estadounidenses beben un 42% menos de leche que en 1970: 12,6 galones al año, lo que equivale a 4,8 onzas al día. Sin embargo, estamos comiendo mucho más queso: 21,9 libras al año, casi tres veces el consumo anual promedio en 1970. Y el yogur se ha disparado en popularidad, de niveles insignificantes en 1970 a casi 1,2 galones por persona por año en 2014 - un Aumento del 1.700%.

Los estadounidenses consumen un 29% más de granos, principalmente en forma de panes, pasteles y otros productos horneados, que en 1970, el equivalente a 122,1 libras al año. Pero eso & # 8217 en realidad es inferior al 2000, el año del & # 8220 grano máximo & # 8221, cuando el consumo anual per cápita era de 137,6 libras. Si bien los productos de maíz son una parte algo más importante de la dieta estadounidense promedio (14 libras por persona por año, frente a 4.9 libras en 1970), el trigo sigue siendo el grano básico del país.

El gusto por lo dulce en Estados Unidos alcanzó su punto máximo en 1999, cuando cada persona consumía un promedio de 90,2 libras de edulcorantes calóricos añadidos al año, o 26,7 cucharaditas al día. En 2014, el uso de edulcorantes se redujo a 77,3 libras por año, o 22,9 cucharaditas al día. (Tenga en cuenta que esas cifras no incluyen edulcorantes no calóricos, como el aspartamo, la sucralosa y la stevia). Si bien la mayor parte del edulcorante consumido en 1970 era azúcar refinada, el mercado ahora se divide casi uniformemente entre el azúcar y los edulcorantes derivados del maíz, como jarabe de maíz con alta fructuosa.


¿Qué hay en tu mesa? Cómo ha cambiado la dieta de Estados Unidos a lo largo de las décadas

Los estadounidenses comen más pollo y menos carne de res que antes. Beben menos leche, especialmente leche entera, y comen menos helado, pero consumen mucho más queso. Sus dietas incluyen menos azúcar que en décadas anteriores, pero muchos más edulcorantes derivados del maíz. Y aunque el estadounidense promedio come el equivalente a 1.2 galones de yogur al año, también consume 36 libras de aceites de cocina, más de tres veces más que a principios de la década de 1970.

Los hábitos alimenticios de los estadounidenses, en resumen, están por todas partes, al menos según nuestro análisis de los datos del Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA). Que es más o menos lo que espera, a juzgar por los resultados de la reciente encuesta del Pew Research Center sobre actitudes alimentarias y nutricionales. En esa encuesta, el 54% de los estadounidenses dijo que las personas en los EE. UU. Prestan más atención a comer alimentos saludables hoy en día en comparación con hace 20 años, el mismo porcentaje que dijo que los estadounidenses & # 8217 los hábitos alimenticios reales son menos saludables hoy que hace 20 años. Y mientras que el 73% de los estadounidenses dijeron que estaban muy o bastante concentrados en una alimentación saludable y nutritiva, el 58% dijo que la mayoría de los días probablemente deberían comer de manera más saludable.

Entonces, ¿cómo comen realmente los estadounidenses y cómo ha cambiado eso con el tiempo? Analizamos datos del USDA & # 8217s Food Availability (Per cápita) Data System, o FADS, para averiguarlo. (Específicamente, usamos la disponibilidad de alimentos ajustada por desperdicio, deterioro y otras pérdidas como un indicador del consumo). algunos cambios significativos.

En términos generales, comemos mucho más de lo que solíamos comer: el estadounidense promedio consumió 2,481 calorías al día en 2010, aproximadamente un 23% más que en 1970. Eso es más de lo que la mayoría de los adultos necesitan para mantener su peso actual, según la Mayo Clínica y calculadora de calorías # 8217s. (Un hombre de 40 años de estatura y peso promedio que es moderadamente activo, por ejemplo, necesita 2400 calorías, una mujer de 40 años con las características correspondientes necesita 1850 calorías).

Casi la mitad de esas calorías provienen de solo dos grupos de alimentos: harinas y granos (581 calorías, o 23,4%) y grasas y aceites (575, o 23,2%), en comparación con un 37,3% combinado en 1970. Las carnes, los lácteos y los edulcorantes proporcionan Porcentajes más pequeños de nuestra ingesta calórica diaria que hace cuatro décadas, también lo hacen las frutas y verduras (7,9% en 2010 frente a 9,2% en 1970).

La mayoría de las grasas que consumimos se encuentran en forma de aceites vegetales: soja, maíz, canola y otros aceites que se utilizan como ingredientes o en los que se cocinan los alimentos. Dichos aceites aportaron 402 calorías por sí solos a nuestra dieta diaria en 2010 (aunque el Center for Science in the Public Interest, en su análisis de los datos del USDA, señala que el aumento en el consumo de grasas puede no ser tan pronunciado como parece, porque el número de fabricantes que informaron datos aumentó repentinamente en 2000).

Si bien el consumo de mantequilla, de 3.3 libras por persona por año, es aproximadamente el mismo que en 1970, el uso de margarina ha disminuido drásticamente, de un máximo de 7.2 libras por persona por año en 1976 a 2.1 libras en 2010. (En 2011, el La Oficina del Censo suspendió el informe en el que dependía el USDA para realizar la mayoría de sus estimaciones de grasas y aceites, aunque el departamento ha estado desarrollando un reemplazo. Esa es también la razón por la que las estimaciones de consumo de calorías en general no están disponibles después de 2010.)

Se están produciendo varios cambios interesantes dentro de los grupos de alimentos. Durante la última década, por ejemplo, el pollo ha encabezado la carne de res como la carne más consumida. En 2014, los estadounidenses comieron un promedio de 47,9 libras de pollo al año (2,1 onzas al día), frente a 39,4 libras (1,7 onzas al día) de carne de res. Si bien el consumo promedio de pollo se ha más que duplicado desde 1970, la carne de res se ha reducido en más de un tercio.

En el pasillo de los productos lácteos, los estadounidenses beben un 42% menos de leche que en 1970: 12,6 galones al año, lo que equivale a 4,8 onzas al día. Sin embargo, estamos comiendo mucho más queso: 21,9 libras al año, casi tres veces el consumo anual promedio en 1970. Y el yogur se ha disparado en popularidad, de niveles insignificantes en 1970 a casi 1,2 galones por persona por año en 2014 - un Aumento del 1.700%.

Los estadounidenses consumen un 29% más de granos, principalmente en forma de panes, pasteles y otros productos horneados, que en 1970, el equivalente a 122,1 libras al año. Pero eso & # 8217 en realidad es inferior al 2000, el año del & # 8220 grano máximo & # 8221, cuando el consumo anual per cápita era de 137,6 libras. Si bien los productos de maíz son una parte algo más importante de la dieta estadounidense promedio (14 libras por persona por año, frente a 4.9 libras en 1970), el trigo sigue siendo el grano básico del país.

El gusto por lo dulce en Estados Unidos alcanzó su punto máximo en 1999, cuando cada persona consumía un promedio de 90,2 libras de edulcorantes calóricos añadidos al año, o 26,7 cucharaditas al día. En 2014, el uso de edulcorantes se redujo a 77,3 libras por año, o 22,9 cucharaditas al día. (Tenga en cuenta que esas cifras no incluyen edulcorantes no calóricos, como aspartame, sucralosa y stevia). Si bien la mayor parte del edulcorante consumido en 1970 era azúcar refinada, el mercado ahora se divide casi de manera uniforme entre el azúcar y los edulcorantes derivados del maíz, como jarabe de maíz con alta fructuosa.


¿Qué hay en tu mesa? Cómo ha cambiado la dieta de Estados Unidos a lo largo de las décadas

Los estadounidenses comen más pollo y menos carne de res que antes. Beben menos leche, especialmente leche entera, y comen menos helado, pero consumen mucho más queso. Sus dietas incluyen menos azúcar que en décadas anteriores, pero muchos más edulcorantes derivados del maíz. Y aunque el estadounidense promedio come el equivalente a 1.2 galones de yogur al año, también consume 36 libras de aceites de cocina, más de tres veces más que a principios de la década de 1970.

Los hábitos alimenticios de los estadounidenses, en resumen, están por todas partes, al menos según nuestro análisis de los datos del Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA). Que es más o menos lo que espera, a juzgar por los resultados de la reciente encuesta del Pew Research Center sobre actitudes alimentarias y nutricionales. En esa encuesta, el 54% de los estadounidenses dijo que las personas en los EE. UU. Prestan más atención a comer alimentos saludables hoy en día en comparación con hace 20 años, el mismo porcentaje que dijo que los estadounidenses & # 8217 los hábitos alimenticios reales son menos saludables hoy que hace 20 años. Y mientras que el 73% de los estadounidenses dijeron que estaban muy o bastante concentrados en una alimentación saludable y nutritiva, el 58% dijo que la mayoría de los días probablemente deberían comer de manera más saludable.

Entonces, ¿cómo comen realmente los estadounidenses y cómo ha cambiado eso con el tiempo? Analizamos datos del Sistema de Datos de Disponibilidad de Alimentos (Per cápita) del USDA & # 8217s, o FADS, para averiguarlo. (Específicamente, usamos la disponibilidad de alimentos ajustada por desperdicio, deterioro y otras pérdidas como un indicador del consumo). algunos cambios significativos.

En términos generales, comemos mucho más de lo que solíamos: el estadounidense promedio consumió 2,481 calorías al día en 2010, aproximadamente un 23% más que en 1970. Eso es más de lo que la mayoría de los adultos necesitan para mantener su peso actual, según la Mayo Clínica y calculadora de calorías # 8217s. (Un hombre de 40 años de altura y peso promedio que es moderadamente activo, por ejemplo, necesita 2400 calorías, una mujer de 40 años con las características correspondientes necesita 1850 calorías).

Casi la mitad de esas calorías provienen de solo dos grupos de alimentos: harinas y granos (581 calorías, o 23,4%) y grasas y aceites (575, o 23,2%), en comparación con un 37,3% combinado en 1970. Las carnes, los lácteos y los edulcorantes proporcionan Porcentajes más pequeños de nuestra ingesta calórica diaria que hace cuatro décadas, también lo hacen las frutas y verduras (7,9% en 2010 frente a 9,2% en 1970).

La mayoría de las grasas que consumimos se encuentran en forma de aceites vegetales: soja, maíz, canola y otros aceites que se utilizan como ingredientes o en los que se cocinan los alimentos. Dichos aceites aportaron 402 calorías por sí solos a nuestra dieta diaria en 2010 (aunque el Center for Science in the Public Interest, en su análisis de los datos del USDA, señala que el aumento en el consumo de grasas puede no ser tan pronunciado como parece, porque el número de fabricantes que informaron datos aumentó repentinamente en 2000).

Si bien el consumo de mantequilla, de 3.3 libras por persona por año, es aproximadamente el mismo que en 1970, el uso de margarina ha disminuido drásticamente, de un máximo de 7.2 libras por persona por año en 1976 a 2.1 libras en 2010. (En 2011, el La Oficina del Censo suspendió el informe en el que dependía el USDA para realizar la mayoría de sus estimaciones de grasas y aceites, aunque el departamento ha estado desarrollando un reemplazo. Esa es también la razón por la que las estimaciones generales de consumo de calorías no están disponibles después de 2010.)

Se están produciendo varios cambios interesantes dentro de los grupos de alimentos. Durante la última década, por ejemplo, el pollo ha encabezado la carne de res como la carne más consumida. En 2014, los estadounidenses comieron un promedio de 47,9 libras de pollo al año (2,1 onzas al día), frente a 39,4 libras (1,7 onzas al día) de carne de res. Si bien el consumo promedio de pollo se ha más que duplicado desde 1970, la carne de res se ha reducido en más de un tercio.

En el pasillo de los productos lácteos, los estadounidenses beben un 42% menos de leche que en 1970: 12,6 galones al año, lo que equivale a 4,8 onzas al día. Sin embargo, estamos comiendo mucho más queso: 21,9 libras al año, casi tres veces el consumo anual promedio en 1970. Y el yogur se ha disparado en popularidad, de niveles insignificantes en 1970 a casi 1,2 galones por persona por año en 2014 - un Aumento del 1.700%.

Los estadounidenses consumen un 29% más de granos, principalmente en forma de panes, pasteles y otros productos horneados, que en 1970, el equivalente a 122,1 libras al año. Pero eso & # 8217 en realidad es inferior al 2000, el año del & # 8220 grano máximo & # 8221, cuando el consumo anual per cápita era de 137,6 libras. Si bien los productos de maíz son una parte algo más importante de la dieta estadounidense promedio (14 libras por persona por año, frente a 4.9 libras en 1970), el trigo sigue siendo el grano básico del país.

Los golosos estadounidenses alcanzaron su punto máximo en 1999, cuando cada persona consumía un promedio de 90,2 libras de edulcorantes calóricos añadidos al año, o 26,7 cucharaditas al día. En 2014, el uso de edulcorantes se redujo a 77,3 libras por año, o 22,9 cucharaditas al día. (Tenga en cuenta que esas cifras no incluyen edulcorantes no calóricos, como aspartamo, sucralosa y stevia). Si bien la mayor parte del edulcorante consumido en 1970 era azúcar refinada, el mercado ahora se divide casi uniformemente entre el azúcar y los edulcorantes derivados del maíz, como jarabe de maíz con alta fructuosa.


¿Qué hay en tu mesa? Cómo ha cambiado la dieta de Estados Unidos a lo largo de las décadas

Los estadounidenses comen más pollo y menos carne de res que antes. Beben menos leche, especialmente leche entera, y comen menos helado, pero consumen mucho más queso. Sus dietas incluyen menos azúcar que en décadas anteriores, pero muchos más edulcorantes derivados del maíz. Y aunque el estadounidense promedio come el equivalente a 1.2 galones de yogur al año, también consume 36 libras de aceites de cocina, más de tres veces más que a principios de la década de 1970.

Los hábitos alimenticios de los estadounidenses, en resumen, están por todas partes, al menos según nuestro análisis de los datos del Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA). Que es más o menos lo que espera, a juzgar por los resultados de la reciente encuesta del Pew Research Center sobre actitudes alimentarias y nutricionales. En esa encuesta, el 54% de los estadounidenses dijeron que las personas en los EE. UU. Prestan más atención a comer alimentos saludables hoy en día en comparación con hace 20 años, el mismo porcentaje que dijo que los estadounidenses & # 8217 los hábitos alimenticios reales son menos saludables hoy que hace 20 años. Y mientras que el 73% de los estadounidenses dijeron que estaban muy o bastante concentrados en una alimentación saludable y nutritiva, el 58% dijo que la mayoría de los días probablemente deberían comer de manera más saludable.

Entonces, ¿cómo comen realmente los estadounidenses y cómo ha cambiado eso con el tiempo? Analizamos datos del Sistema de Datos de Disponibilidad de Alimentos (Per cápita) del USDA & # 8217s, o FADS, para averiguarlo. (Específicamente, usamos la disponibilidad de alimentos ajustada por desperdicio, deterioro y otras pérdidas como un sustituto del consumo). algunos cambios significativos.

En términos generales, comemos mucho más de lo que solíamos comer: el estadounidense promedio consumió 2,481 calorías al día en 2010, aproximadamente un 23% más que en 1970. Eso es más de lo que la mayoría de los adultos necesitan para mantener su peso actual, según la Mayo Clínica y calculadora de calorías # 8217s. (Un hombre de 40 años de altura y peso promedio que es moderadamente activo, por ejemplo, necesita 2400 calorías, una mujer de 40 años con las características correspondientes necesita 1850 calorías).

Casi la mitad de esas calorías provienen de solo dos grupos de alimentos: harinas y granos (581 calorías, o 23,4%) y grasas y aceites (575, o 23,2%), en comparación con un 37,3% combinado en 1970. Las carnes, los lácteos y los edulcorantes proporcionan Porciones más pequeñas de nuestra ingesta calórica diaria que hace cuatro décadas, también lo hacen las frutas y verduras (7,9% en 2010 frente a 9,2% en 1970).

La mayoría de las grasas que consumimos se encuentran en forma de aceites vegetales: soja, maíz, canola y otros aceites que se utilizan como ingredientes o en los que se cocinan los alimentos. Dichos aceites aportaron 402 calorías por sí solos a nuestra dieta diaria en 2010 (aunque el Center for Science in the Public Interest, en su análisis de los datos del USDA, señala que el aumento en el consumo de grasas puede no ser tan pronunciado como parece, porque el número de fabricantes que informaron datos aumentó repentinamente en 2000).

Si bien el consumo de mantequilla, a 3.3 libras por persona por año, es aproximadamente el mismo que en 1970, el uso de margarina ha disminuido drásticamente, de un pico de 7.2 libras por persona por año en 1976 a 2.1 libras en 2010. (En 2011, el La Oficina del Censo suspendió el informe en el que dependía el USDA para realizar la mayoría de sus estimaciones de grasas y aceites, aunque el departamento ha estado desarrollando un reemplazo. Esa es también la razón por la que las estimaciones generales de consumo de calorías no están disponibles después de 2010.)

Se están produciendo varios cambios interesantes dentro de los grupos de alimentos. Durante la última década, por ejemplo, el pollo ha encabezado la carne de res como la carne más consumida. En 2014, los estadounidenses comieron un promedio de 47,9 libras de pollo al año (2,1 onzas al día), frente a 39,4 libras (1,7 onzas al día) de carne de res. Si bien el consumo promedio de pollo se ha más que duplicado desde 1970, la carne de res se ha reducido en más de un tercio.

En el pasillo de los productos lácteos, los estadounidenses beben un 42% menos de leche que en 1970: 12,6 galones al año, lo que equivale a 4,8 onzas al día. Sin embargo, estamos comiendo mucho más queso: 21,9 libras al año, casi tres veces el consumo anual promedio en 1970. Y el yogur se ha disparado en popularidad, de niveles insignificantes en 1970 a casi 1,2 galones por persona por año en 2014 - un Aumento del 1.700%.

Los estadounidenses consumen un 29% más de granos, principalmente en forma de panes, pasteles y otros productos horneados, que en 1970, el equivalente a 122,1 libras al año. Pero eso & # 8217 en realidad es inferior al 2000, el año del & # 8220 grano máximo & # 8221, cuando el consumo anual per cápita era de 137,6 libras. Si bien los productos de maíz son una parte algo más importante de la dieta estadounidense promedio (14 libras por persona por año, frente a 4.9 libras en 1970), el trigo sigue siendo el grano básico del país.

Los golosos estadounidenses alcanzaron su punto máximo en 1999, cuando cada persona consumía un promedio de 90,2 libras de edulcorantes calóricos añadidos al año, o 26,7 cucharaditas al día. En 2014, el uso de edulcorantes se redujo a 77,3 libras por año, o 22,9 cucharaditas al día. (Tenga en cuenta que esas cifras no incluyen edulcorantes no calóricos, como aspartamo, sucralosa y stevia). Si bien la mayor parte del edulcorante consumido en 1970 era azúcar refinada, el mercado ahora se divide casi uniformemente entre el azúcar y los edulcorantes derivados del maíz, como jarabe de maíz con alta fructuosa.


¿Qué hay en tu mesa? Cómo ha cambiado la dieta de Estados Unidos a lo largo de las décadas

Los estadounidenses comen más pollo y menos carne de res que antes. Beben menos leche, especialmente leche entera, y comen menos helado, pero consumen mucho más queso. Sus dietas incluyen menos azúcar que en décadas anteriores, pero muchos más edulcorantes derivados del maíz. Y aunque el estadounidense promedio come el equivalente a 1.2 galones de yogur al año, también consume 36 libras de aceites de cocina, más de tres veces más que a principios de la década de 1970.

Los hábitos alimenticios de los estadounidenses, en resumen, están por todas partes, al menos según nuestro análisis de los datos del Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA). Que es más o menos lo que espera, a juzgar por los resultados de la reciente encuesta del Pew Research Center sobre actitudes alimentarias y nutricionales. En esa encuesta, el 54% de los estadounidenses dijeron que las personas en los EE. UU. Prestan más atención a comer alimentos saludables hoy en día en comparación con hace 20 años, el mismo porcentaje que dijo que los estadounidenses & # 8217 los hábitos alimenticios reales son menos saludables hoy que hace 20 años. Y mientras que el 73% de los estadounidenses dijeron que estaban muy o bastante concentrados en una alimentación saludable y nutritiva, el 58% dijo que la mayoría de los días probablemente deberían comer de manera más saludable.

Entonces, ¿cómo comen realmente los estadounidenses y cómo ha cambiado eso con el tiempo? Analizamos datos del USDA & # 8217s Food Availability (Per cápita) Data System, o FADS, para averiguarlo. (Específicamente, usamos la disponibilidad de alimentos ajustada por desperdicio, deterioro y otras pérdidas como un sustituto del consumo). algunos cambios significativos.

En términos generales, comemos mucho más de lo que solíamos: el estadounidense promedio consumió 2,481 calorías al día en 2010, aproximadamente un 23% más que en 1970. Eso es más de lo que la mayoría de los adultos necesitan para mantener su peso actual, según la Mayo Clínica y calculadora de calorías # 8217s. (Un hombre de 40 años de estatura y peso promedio que es moderadamente activo, por ejemplo, necesita 2400 calorías, una mujer de 40 años con las características correspondientes necesita 1850 calorías).

Nearly half of those calories come from just two food groups: flours and grains (581 calories, or 23.4%) and fats and oils (575, or 23.2%), up from a combined 37.3% in 1970. Meats, dairy and sweeteners provide smaller shares of our daily caloric intake than they did four decades ago then again, so do fruits and vegetables (7.9% in 2010 versus 9.2% in 1970).

Most of the fats we consume are in the form of vegetable oils: soybean, corn, canola and other oils used as ingredients or in which foods are cooked. Such oils contributed 402 calories on their own to our daily diet in 2010 (although the Center for Science in the Public Interest, in its analysis of the USDA data, notes that the increase in fat consumption may not be as steep as it appears, because the number of manufacturers reporting data jumped suddenly in 2000).

While butter consumption, at 3.3 pounds per person per year, is about the same as it was in 1970, margarine use has fallen dramatically, from a peak of 7.2 pounds per person per year in 1976 to 2.1 pounds in 2010. (In 2011 the Census Bureau discontinued the report USDA relied on to make most of its fat and oil estimates, though the department has been developing a replacement. That’s also why overall calorie-consumption estimates aren’t available past 2010.)

Several interesting shifts are happening within food groups. For the past decade, for instance, chicken has topped beef as the most-consumed meat. In 2014, Americans ate an average of 47.9 pounds of chicken a year (2.1 ounces a day), versus 39.4 pounds (1.7 ounces a day) of beef. While average chicken consumption has more than doubled since 1970, beef has fallen by more than a third.

Over in the dairy aisle, Americans are drinking 42% less milk than they did in 1970: 12.6 gallons a year, equivalent to 4.8 ounces a day. However, we’re eating a lot more cheese: 21.9 pounds a year, nearly three times the average annual consumption in 1970. And yogurt has soared in popularity, from negligible levels in 1970 to almost 1.2 gallons per person per year in 2014 – a 1,700% increase.

Americans consume 29% more grains, mostly in the form of breads, pastries and other baked goods, than they did in 1970 – the equivalent of 122.1 pounds a year. But that’s actually down from 2000, the year of “peak grain,” when per capita annual consumption was a hefty 137.6 pounds. While corn products are a somewhat bigger part of the average American diet (14 pounds per person per year, up from 4.9 pounds in 1970), wheat is still the country’s staple grain.

America’s sweet tooth peaked in 1999, when each person consumed an average of 90.2 pounds of added caloric sweeteners a year, or 26.7 teaspoons a day. In 2014, sweetener use was down to 77.3 pounds per year, or 22.9 teaspoons a day. (Note that those figures don’t include noncaloric sweeteners, such as aspartame, sucralose and stevia.) While most of the sweetener consumed in 1970 was refined sugar, the market is now almost evenly split between sugar and corn-derived sweeteners, such as high-fructose corn syrup.


What’s on your table? How America’s diet has changed over the decades

Americans eat more chicken and less beef than they used to. They drink less milk – especially whole milk – and eat less ice cream, but they consume way more cheese. Their diets include less sugar than in prior decades but a lot more corn-derived sweeteners. And while the average American eats the equivalent of 1.2 gallons of yogurt a year, he or she also consumes 36 pounds of cooking oils – more than three times as much as in the early 1970s.

Americans’ eating habits, in short, are all over the place, at least according to our analysis of U.S. Department of Agriculture (USDA) data. Which is about what you’d expect, judging from the results of Pew Research Center’s recent survey on food and nutrition attitudes. In that survey, 54% of Americans said people in the U.S. pay more attention to eating healthy foods today compared with 20 years ago – the same percentage who said Americans’ actual eating habits are less healthy today than they were 20 years ago. And while 73% of Americans said they were very or fairly focused on healthy and nutritious eating, 58% said that most days they probably should be eating healthier.

So how do Americans really eat, and how has that changed over time? We analyzed data from the USDA’s Food Availability (Per Capita) Data System, or FADS, to find out. (Specifically, we used food availability adjusted for waste, spoilage and other loss as a proxy for consumption.) While the nation’s eating habits don’t change all that much from year to year, looking at them over 40 or more years shows some significant changes.

Broadly speaking, we eat a lot more than we used to: The average American consumed 2,481 calories a day in 2010, about 23% more than in 1970. That’s more than most adults need to maintain their current weight, according to the Mayo Clinic’s calorie calculator. (A 40-year-old man of average height and weight who’s moderately active, for instance, needs 2,400 calories a 40-year-old woman with corresponding characteristics needs 1,850 calories.)

Nearly half of those calories come from just two food groups: flours and grains (581 calories, or 23.4%) and fats and oils (575, or 23.2%), up from a combined 37.3% in 1970. Meats, dairy and sweeteners provide smaller shares of our daily caloric intake than they did four decades ago then again, so do fruits and vegetables (7.9% in 2010 versus 9.2% in 1970).

Most of the fats we consume are in the form of vegetable oils: soybean, corn, canola and other oils used as ingredients or in which foods are cooked. Such oils contributed 402 calories on their own to our daily diet in 2010 (although the Center for Science in the Public Interest, in its analysis of the USDA data, notes that the increase in fat consumption may not be as steep as it appears, because the number of manufacturers reporting data jumped suddenly in 2000).

While butter consumption, at 3.3 pounds per person per year, is about the same as it was in 1970, margarine use has fallen dramatically, from a peak of 7.2 pounds per person per year in 1976 to 2.1 pounds in 2010. (In 2011 the Census Bureau discontinued the report USDA relied on to make most of its fat and oil estimates, though the department has been developing a replacement. That’s also why overall calorie-consumption estimates aren’t available past 2010.)

Several interesting shifts are happening within food groups. For the past decade, for instance, chicken has topped beef as the most-consumed meat. In 2014, Americans ate an average of 47.9 pounds of chicken a year (2.1 ounces a day), versus 39.4 pounds (1.7 ounces a day) of beef. While average chicken consumption has more than doubled since 1970, beef has fallen by more than a third.

Over in the dairy aisle, Americans are drinking 42% less milk than they did in 1970: 12.6 gallons a year, equivalent to 4.8 ounces a day. However, we’re eating a lot more cheese: 21.9 pounds a year, nearly three times the average annual consumption in 1970. And yogurt has soared in popularity, from negligible levels in 1970 to almost 1.2 gallons per person per year in 2014 – a 1,700% increase.

Americans consume 29% more grains, mostly in the form of breads, pastries and other baked goods, than they did in 1970 – the equivalent of 122.1 pounds a year. But that’s actually down from 2000, the year of “peak grain,” when per capita annual consumption was a hefty 137.6 pounds. While corn products are a somewhat bigger part of the average American diet (14 pounds per person per year, up from 4.9 pounds in 1970), wheat is still the country’s staple grain.

America’s sweet tooth peaked in 1999, when each person consumed an average of 90.2 pounds of added caloric sweeteners a year, or 26.7 teaspoons a day. In 2014, sweetener use was down to 77.3 pounds per year, or 22.9 teaspoons a day. (Note that those figures don’t include noncaloric sweeteners, such as aspartame, sucralose and stevia.) While most of the sweetener consumed in 1970 was refined sugar, the market is now almost evenly split between sugar and corn-derived sweeteners, such as high-fructose corn syrup.


What’s on your table? How America’s diet has changed over the decades

Americans eat more chicken and less beef than they used to. They drink less milk – especially whole milk – and eat less ice cream, but they consume way more cheese. Their diets include less sugar than in prior decades but a lot more corn-derived sweeteners. And while the average American eats the equivalent of 1.2 gallons of yogurt a year, he or she also consumes 36 pounds of cooking oils – more than three times as much as in the early 1970s.

Americans’ eating habits, in short, are all over the place, at least according to our analysis of U.S. Department of Agriculture (USDA) data. Which is about what you’d expect, judging from the results of Pew Research Center’s recent survey on food and nutrition attitudes. In that survey, 54% of Americans said people in the U.S. pay more attention to eating healthy foods today compared with 20 years ago – the same percentage who said Americans’ actual eating habits are less healthy today than they were 20 years ago. And while 73% of Americans said they were very or fairly focused on healthy and nutritious eating, 58% said that most days they probably should be eating healthier.

So how do Americans really eat, and how has that changed over time? We analyzed data from the USDA’s Food Availability (Per Capita) Data System, or FADS, to find out. (Specifically, we used food availability adjusted for waste, spoilage and other loss as a proxy for consumption.) While the nation’s eating habits don’t change all that much from year to year, looking at them over 40 or more years shows some significant changes.

Broadly speaking, we eat a lot more than we used to: The average American consumed 2,481 calories a day in 2010, about 23% more than in 1970. That’s more than most adults need to maintain their current weight, according to the Mayo Clinic’s calorie calculator. (A 40-year-old man of average height and weight who’s moderately active, for instance, needs 2,400 calories a 40-year-old woman with corresponding characteristics needs 1,850 calories.)

Nearly half of those calories come from just two food groups: flours and grains (581 calories, or 23.4%) and fats and oils (575, or 23.2%), up from a combined 37.3% in 1970. Meats, dairy and sweeteners provide smaller shares of our daily caloric intake than they did four decades ago then again, so do fruits and vegetables (7.9% in 2010 versus 9.2% in 1970).

Most of the fats we consume are in the form of vegetable oils: soybean, corn, canola and other oils used as ingredients or in which foods are cooked. Such oils contributed 402 calories on their own to our daily diet in 2010 (although the Center for Science in the Public Interest, in its analysis of the USDA data, notes that the increase in fat consumption may not be as steep as it appears, because the number of manufacturers reporting data jumped suddenly in 2000).

While butter consumption, at 3.3 pounds per person per year, is about the same as it was in 1970, margarine use has fallen dramatically, from a peak of 7.2 pounds per person per year in 1976 to 2.1 pounds in 2010. (In 2011 the Census Bureau discontinued the report USDA relied on to make most of its fat and oil estimates, though the department has been developing a replacement. That’s also why overall calorie-consumption estimates aren’t available past 2010.)

Several interesting shifts are happening within food groups. For the past decade, for instance, chicken has topped beef as the most-consumed meat. In 2014, Americans ate an average of 47.9 pounds of chicken a year (2.1 ounces a day), versus 39.4 pounds (1.7 ounces a day) of beef. While average chicken consumption has more than doubled since 1970, beef has fallen by more than a third.

Over in the dairy aisle, Americans are drinking 42% less milk than they did in 1970: 12.6 gallons a year, equivalent to 4.8 ounces a day. However, we’re eating a lot more cheese: 21.9 pounds a year, nearly three times the average annual consumption in 1970. And yogurt has soared in popularity, from negligible levels in 1970 to almost 1.2 gallons per person per year in 2014 – a 1,700% increase.

Americans consume 29% more grains, mostly in the form of breads, pastries and other baked goods, than they did in 1970 – the equivalent of 122.1 pounds a year. But that’s actually down from 2000, the year of “peak grain,” when per capita annual consumption was a hefty 137.6 pounds. While corn products are a somewhat bigger part of the average American diet (14 pounds per person per year, up from 4.9 pounds in 1970), wheat is still the country’s staple grain.

America’s sweet tooth peaked in 1999, when each person consumed an average of 90.2 pounds of added caloric sweeteners a year, or 26.7 teaspoons a day. In 2014, sweetener use was down to 77.3 pounds per year, or 22.9 teaspoons a day. (Note that those figures don’t include noncaloric sweeteners, such as aspartame, sucralose and stevia.) While most of the sweetener consumed in 1970 was refined sugar, the market is now almost evenly split between sugar and corn-derived sweeteners, such as high-fructose corn syrup.


What’s on your table? How America’s diet has changed over the decades

Americans eat more chicken and less beef than they used to. They drink less milk – especially whole milk – and eat less ice cream, but they consume way more cheese. Their diets include less sugar than in prior decades but a lot more corn-derived sweeteners. And while the average American eats the equivalent of 1.2 gallons of yogurt a year, he or she also consumes 36 pounds of cooking oils – more than three times as much as in the early 1970s.

Americans’ eating habits, in short, are all over the place, at least according to our analysis of U.S. Department of Agriculture (USDA) data. Which is about what you’d expect, judging from the results of Pew Research Center’s recent survey on food and nutrition attitudes. In that survey, 54% of Americans said people in the U.S. pay more attention to eating healthy foods today compared with 20 years ago – the same percentage who said Americans’ actual eating habits are less healthy today than they were 20 years ago. And while 73% of Americans said they were very or fairly focused on healthy and nutritious eating, 58% said that most days they probably should be eating healthier.

So how do Americans really eat, and how has that changed over time? We analyzed data from the USDA’s Food Availability (Per Capita) Data System, or FADS, to find out. (Specifically, we used food availability adjusted for waste, spoilage and other loss as a proxy for consumption.) While the nation’s eating habits don’t change all that much from year to year, looking at them over 40 or more years shows some significant changes.

Broadly speaking, we eat a lot more than we used to: The average American consumed 2,481 calories a day in 2010, about 23% more than in 1970. That’s more than most adults need to maintain their current weight, according to the Mayo Clinic’s calorie calculator. (A 40-year-old man of average height and weight who’s moderately active, for instance, needs 2,400 calories a 40-year-old woman with corresponding characteristics needs 1,850 calories.)

Nearly half of those calories come from just two food groups: flours and grains (581 calories, or 23.4%) and fats and oils (575, or 23.2%), up from a combined 37.3% in 1970. Meats, dairy and sweeteners provide smaller shares of our daily caloric intake than they did four decades ago then again, so do fruits and vegetables (7.9% in 2010 versus 9.2% in 1970).

Most of the fats we consume are in the form of vegetable oils: soybean, corn, canola and other oils used as ingredients or in which foods are cooked. Such oils contributed 402 calories on their own to our daily diet in 2010 (although the Center for Science in the Public Interest, in its analysis of the USDA data, notes that the increase in fat consumption may not be as steep as it appears, because the number of manufacturers reporting data jumped suddenly in 2000).

While butter consumption, at 3.3 pounds per person per year, is about the same as it was in 1970, margarine use has fallen dramatically, from a peak of 7.2 pounds per person per year in 1976 to 2.1 pounds in 2010. (In 2011 the Census Bureau discontinued the report USDA relied on to make most of its fat and oil estimates, though the department has been developing a replacement. That’s also why overall calorie-consumption estimates aren’t available past 2010.)

Several interesting shifts are happening within food groups. For the past decade, for instance, chicken has topped beef as the most-consumed meat. In 2014, Americans ate an average of 47.9 pounds of chicken a year (2.1 ounces a day), versus 39.4 pounds (1.7 ounces a day) of beef. While average chicken consumption has more than doubled since 1970, beef has fallen by more than a third.

Over in the dairy aisle, Americans are drinking 42% less milk than they did in 1970: 12.6 gallons a year, equivalent to 4.8 ounces a day. However, we’re eating a lot more cheese: 21.9 pounds a year, nearly three times the average annual consumption in 1970. And yogurt has soared in popularity, from negligible levels in 1970 to almost 1.2 gallons per person per year in 2014 – a 1,700% increase.

Americans consume 29% more grains, mostly in the form of breads, pastries and other baked goods, than they did in 1970 – the equivalent of 122.1 pounds a year. But that’s actually down from 2000, the year of “peak grain,” when per capita annual consumption was a hefty 137.6 pounds. While corn products are a somewhat bigger part of the average American diet (14 pounds per person per year, up from 4.9 pounds in 1970), wheat is still the country’s staple grain.

America’s sweet tooth peaked in 1999, when each person consumed an average of 90.2 pounds of added caloric sweeteners a year, or 26.7 teaspoons a day. In 2014, sweetener use was down to 77.3 pounds per year, or 22.9 teaspoons a day. (Note that those figures don’t include noncaloric sweeteners, such as aspartame, sucralose and stevia.) While most of the sweetener consumed in 1970 was refined sugar, the market is now almost evenly split between sugar and corn-derived sweeteners, such as high-fructose corn syrup.


What’s on your table? How America’s diet has changed over the decades

Americans eat more chicken and less beef than they used to. They drink less milk – especially whole milk – and eat less ice cream, but they consume way more cheese. Their diets include less sugar than in prior decades but a lot more corn-derived sweeteners. And while the average American eats the equivalent of 1.2 gallons of yogurt a year, he or she also consumes 36 pounds of cooking oils – more than three times as much as in the early 1970s.

Americans’ eating habits, in short, are all over the place, at least according to our analysis of U.S. Department of Agriculture (USDA) data. Which is about what you’d expect, judging from the results of Pew Research Center’s recent survey on food and nutrition attitudes. In that survey, 54% of Americans said people in the U.S. pay more attention to eating healthy foods today compared with 20 years ago – the same percentage who said Americans’ actual eating habits are less healthy today than they were 20 years ago. And while 73% of Americans said they were very or fairly focused on healthy and nutritious eating, 58% said that most days they probably should be eating healthier.

So how do Americans really eat, and how has that changed over time? We analyzed data from the USDA’s Food Availability (Per Capita) Data System, or FADS, to find out. (Specifically, we used food availability adjusted for waste, spoilage and other loss as a proxy for consumption.) While the nation’s eating habits don’t change all that much from year to year, looking at them over 40 or more years shows some significant changes.

Broadly speaking, we eat a lot more than we used to: The average American consumed 2,481 calories a day in 2010, about 23% more than in 1970. That’s more than most adults need to maintain their current weight, according to the Mayo Clinic’s calorie calculator. (A 40-year-old man of average height and weight who’s moderately active, for instance, needs 2,400 calories a 40-year-old woman with corresponding characteristics needs 1,850 calories.)

Nearly half of those calories come from just two food groups: flours and grains (581 calories, or 23.4%) and fats and oils (575, or 23.2%), up from a combined 37.3% in 1970. Meats, dairy and sweeteners provide smaller shares of our daily caloric intake than they did four decades ago then again, so do fruits and vegetables (7.9% in 2010 versus 9.2% in 1970).

Most of the fats we consume are in the form of vegetable oils: soybean, corn, canola and other oils used as ingredients or in which foods are cooked. Such oils contributed 402 calories on their own to our daily diet in 2010 (although the Center for Science in the Public Interest, in its analysis of the USDA data, notes that the increase in fat consumption may not be as steep as it appears, because the number of manufacturers reporting data jumped suddenly in 2000).

While butter consumption, at 3.3 pounds per person per year, is about the same as it was in 1970, margarine use has fallen dramatically, from a peak of 7.2 pounds per person per year in 1976 to 2.1 pounds in 2010. (In 2011 the Census Bureau discontinued the report USDA relied on to make most of its fat and oil estimates, though the department has been developing a replacement. That’s also why overall calorie-consumption estimates aren’t available past 2010.)

Several interesting shifts are happening within food groups. For the past decade, for instance, chicken has topped beef as the most-consumed meat. In 2014, Americans ate an average of 47.9 pounds of chicken a year (2.1 ounces a day), versus 39.4 pounds (1.7 ounces a day) of beef. While average chicken consumption has more than doubled since 1970, beef has fallen by more than a third.

Over in the dairy aisle, Americans are drinking 42% less milk than they did in 1970: 12.6 gallons a year, equivalent to 4.8 ounces a day. However, we’re eating a lot more cheese: 21.9 pounds a year, nearly three times the average annual consumption in 1970. And yogurt has soared in popularity, from negligible levels in 1970 to almost 1.2 gallons per person per year in 2014 – a 1,700% increase.

Americans consume 29% more grains, mostly in the form of breads, pastries and other baked goods, than they did in 1970 – the equivalent of 122.1 pounds a year. But that’s actually down from 2000, the year of “peak grain,” when per capita annual consumption was a hefty 137.6 pounds. While corn products are a somewhat bigger part of the average American diet (14 pounds per person per year, up from 4.9 pounds in 1970), wheat is still the country’s staple grain.

America’s sweet tooth peaked in 1999, when each person consumed an average of 90.2 pounds of added caloric sweeteners a year, or 26.7 teaspoons a day. In 2014, sweetener use was down to 77.3 pounds per year, or 22.9 teaspoons a day. (Note that those figures don’t include noncaloric sweeteners, such as aspartame, sucralose and stevia.) While most of the sweetener consumed in 1970 was refined sugar, the market is now almost evenly split between sugar and corn-derived sweeteners, such as high-fructose corn syrup.


Ver el vídeo: Cómo calcular las calorías que necesites de acuerdo a tus metas (Enero 2022).